La disciplina se evaluará en forma objetiva, continua y permanente teniendo en cuenta el análisis de los comportamientos descritos por los profesores, las autoevaluaciones de los estudiantes realizados con el director de grupo, las consignadas en el libro de Disciplina y el observador del alumno.

 Para la evaluación del comportamiento de los estudiantes, es decir, de la disciplina, actos que no denoten hábitos o posturas definitivas o permanentes, y de la conducta, actitudes y disposiciones de ánimo manifiestas habitualmente se debe seguir el mismo procedimiento empleado en cualquier evaluación.

 Aquellos comportamientos que se consideren merecen ser reconocidos por la comunidad educativa, así como los hechos de indisciplina o conductas negativas contempladas en el presente Manual de Convivencia, deberán ser fruto del análisis participativo y consenso de los educadores, padre de familia, estudiantes y Consejo Directivo. De este consenso deberá levantarse el acta correspondiente.

 La disciplina y sanción de las faltas tendrán como fundamento esencial el cultivo del honor de los estudiantes, la orientación de sus actos por medio de la educación de la voluntad. Quedan en consecuencia proscritos cualquier modalidad de castigo doloroso, afrentoso y todos aquellos que tienden a señalar, marcatizar, discriminar, deprimir y menoscabar el carácter y la dignidad de la persona.

 Para lograr el buen comportamiento de los estudiantes, además del buen ejemplo de los superiores, de las observaciones de carácter privado, de la ocupación permanente y en fin, de todas las normas de estímulo aconsejables pedagógicamente, podrán imponerse algunas sanciones que se denominan correctivos.

 

CONDUCTO REGULAR:

Todo desajuste en el orden comportamental y en relación con los Deberes y Derechos, afectan la disciplina y dan lugar a la iniciación de un proceso disciplinario.

Todo comportamiento sancionado como conducta dañina e indeseable para el individuo o la comunidad ocasionará además rebaja en conducta.

Por faltas de disciplina, incumplimiento del deber o violación de las prohibiciones o reglas, contenidas en el presente Manual, no podrán aplicarse sanciones sin que se haya recurrido al procedimiento correspondiente, es decir, se respetará el orden de sanciones establecido.

Pero cuando se trate de sancionar comportamientos o conductas dañinas, la sanción será aquella que se considere proporcionada a la falta cometida, a las características personales del estudiante y las circunstancias en las que se produjo el hecho.

Las sanciones que aplique la Institución Educativa Rural San Isidro, no eximen de la responsabilidad penal o civil, y cuando se sancionen faltas graves calificadas como tal por la Ley, se dará aviso a las autoridades correspondientes.

Cuando las sanciones sean consideradas por una autoridad competente, compuesta por tres o más integrantes, se aplicará la que obtenga la mayoría de votos, y se hará mediante Resolución Rectoral

 

PARA FALTAS LEVES

  •  AMONESTACION VERBAL O  EN PRIVADO: La aplica en profesor que se enteró de la falta.  Es un diálogo formativo con el alumno, buscando que este reconozca su falta, analice sus consecuencias y se comprometa a enmendarla o no volverla a repetir. Esta amonestación debe ser conocida por el director de grupo.

 

PARA FALTAS GRAVES

 En estos casos, se seguirá el siguiente procedimiento:

 

  • AMONESTACIÒN ESCRITA: Para hacer una amonestación escrita es necesario que se haya hecho primero la verbal o privada, sin importar la causa. Esta amonestación puede hacerse cuantas veces sea necesario, pero una sola puede ser suficiente para avanzar en el proceso. Esta amonestación también la hace el profesor que conoció la falta, en el cuaderno “observador del estudiante”, que lleva cada director de grupo, y estará firmada por el educador enterado y el estudiante. Cuando el estudiante  se negare a firmar, se debe dejar constancia de las razones que aduce.
  • NOTIFICACION AL PADRE DE FAMIA O ACUDIENTE: Esta amonestación se hará después de haberse realizado por lo menos una amonestación escrita. De continuar el  problema, se podrá al estudiante en contacto con el Director de grupo, al padre de familia o acudiente, quienes analizarán la situación y dejarán constancia por escrito del correctivo adoptado y los compromisos adquiridos por las partes.

 

PARA FALTAS GRAVISIMAS

Además del anterior procedimiento, se seguirá este:

  • NOTIFICACION POR SEGUNDA VEZ AL PADRE DE FAMILIA O ACUDIENTE:  Cuando el estudiante, después de haberse notificado por primera vez al padre de familia o acudiente, comete una nueva falta igual o diferente a la primera, el procedimiento será igual al descrito en el numeral anterior, pero esta vez será el Rector quien asuma el tratamiento del caso. Por lo tanto, será él quien cite y atienda al padre de familia o acudiente, recomendándose siempre la presencia del Director de Grupo.
  • PRIVACION DE ACTIVIDADES EXTRA-ESCOLARES: Para la persistencia en la falta o el cometer una nueva, se optará  por privar al estudiante de actividades extra-escolares, por una, dos o más semanas, de común acuerdo entre padres de familia o acudientes y consejo académico. Se debe dejar constancia escrita en el cuaderno observador. Se entiende por actividad extra-escolar o complementaria aquella que es adicional a la clase o desarrollo propio del área, como la pertenencia a equipos, clubes, comités, horas lúdicas, actividades deportivas, recreativas, culturales y cívicas, o aquellas en las cuales el alumno represente en plantel ante la comunidad y otras comunidades. Si fuere necesario hacer una nueva sanción en la suspensión de actividades extra-escolares, esta empezará a regir a partir de la fecha de notificación. Cuando en el plantel o en el grupo, se desarrollen actividades para las cuales un determinado estudiante  está vetado para participar por estar cumpliendo sanción, el director de grupo deberá asignarle una actividad diferente a la que realizan los demás estudiante. El estudiante en consecuencia, está en la obligación de realizar la tarea asignada; de lo contrario estará cometiendo una nueva falta y se hará acreedor a la sanción de notificación al padre de familia o acudiente, a quien se le hará una relación específica de los comportamientos del estudiante, indicándole las cláusulas del Manual de Convivencia que está infringiendo y las correspondientes sanciones que se le han impuesto. Si el padre de familia o acudiente no comparece a una primera o segunda citación, el estudiante no se admitirá en clase hasta tanto no se cumpla con la presencia del padre o acudiente. Este retiro de clase no figura como sanción. Si el padre de familia o acudiente demuestra imposibilidad para presentarse al establecimiento, el rector podrá autorizar a otra persona para que represente al estudiante de acuerdo a su afinidad familiar o parentesco. En este caso, la persona que represente al estudiante, deberá comprometerse por escrito de que informará detalladamente la situación al padre de familia.
  • SUSPENSIÒN TEMPORAL: Va de acuerdo a la falta y al previo análisis de las circunstancias que llevaron al estudiante a cometerla. También se analizarán los antecedentes del estudiante y según sea el perjuicio que la conducta cause a sí mismo, a los compañeros, a la Institución y/o a la comunidad en general. Su aplicación será gradual, teniendo en cuenta las siguientes formas y procedimientos:
    • SUSPENSION POR UN DIA DE CLASE: La aplica el Rector, después de haber entrado a considerar ampliamente la dificultad del estudiante, dejando por escrito en el libro correspondiente, los argumentos de su decisión. Deberá informar directa y personalmente al padre de familia o acudiente, sobre la suspensión del estudiante.
    • SUSPENSION POR DOS A CINCO DIAS DE CLASE: La aplica el Rector después de un análisis concienzudo de la situación,  en  compañía del Padre de familia o acudiente y del estudiante, dejando constancia de la misma en el libro correspondiente y notificando al Consejo Académico. Si el estudiante  continúa con su comportamiento y para buscar su corrección, se le puede aplicar esta misma sanción por una segunda oportunidad.
    • SUSPENSION POR QUINCE DIAS DE CLASE: Esta decisión la toma el Consejo Académico, pero debe someterla a la aprobación del Consejo Directivo, notificando al estudiante y al padre de familia o acudiente, de lo cual el Rector dejará el Acta correspondiente.